Dominicales

Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
John 3:3
Serie del Sermón:
Orador:
Duración:
01:02:00
Visto:
1219
Notas del Sermón:

Desde el principio, cuando Dios declaró a su pueblo las leyes y mandamientos para el buen orden espiritual de la familia, les dijo cuán importante era para Él que cumpliéramos con el mandamiento de pastorear a nuestra pequeña grey. Cuando leemos Deuteronomio 6:3-9 podemos darnos cuenta toda la responsabilidad que Dios puso sobre los padres en cuanto a que los hijos y su hogar guarden el “GRAN MANDAMIENTO”.

Hemos de entender entonces, que no tenemos alternativa para optar por hacer otra cosa que no sea lo que Dios nos ha demandado en Su Palabra y que, de manera diferente como piensa el mundo, de que la mujer es la llamada a estar en los asuntos religiosos de la familia, vemos que Dios demanda al hombre esta responsabilidad.


Si tomamos en cuenta de que Dios demanda al hombre como cabeza de su familia el cuido de la vida espiritual de la misma, tenemos que estar claros en el hecho de que somos llamados por Dios a ser hombres espirituales, pero para esto demanda cualidades que tenemos nosotros que cultivar.

Entremos en el estudio bajo el siguiente bosquejo de estudio:
I. NACIDO DE NUEVO
II. INSTRUCTOR ESPIRITUAL
III. PROVEEDOR ESPIRITUAL

Si confronta problemas para escuchar el audio, favor reportarlo, enviando un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. adicionando el titulo del audio.

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Archivo Adicional: