Dominicales

Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
James 4:13-17
Serie del Sermón:
Orador:
Duración:
01:03:00
Visto:
922
Notas del Sermón:
Penosamente los cristianos muchas veces actuamos como ateos prácticos, actuamos de manera que no refleja la fe que decimos tener en Dios y lo que decimos creer de la palabra de Dios. Y ese es precisamente el problema que Santiago está corrigiendo en esta carta, les está señalando una serie de situaciones y actitudes en la vida de estos hermanos por medio de las cuales ponían en duda la fe que ellos profesaban.

En el día de hoy vamos a ver una de las maneras más frecuentes en que podemos negar lo que decimos creer, y esto es por la manera como planificamos para el futuro.  Todos nosotros en una medida u otra hacemos planes. Planificamos desde cosas tan sencillas y aparentemente insignificantes hasta cosas de mucha envergadura. Y la biblia no está opuesta a la planificación, más bien nos anima a hacerlo:

 La biblia dice en proverbios que debemos ser como la hormiguita que se prepara para cuando venga el invierno eso es planificar.
 El Señor Jesucristo nos mandó a sentarnos antes de comenzar a edificar siéntate a ver si tienes con que terminar, eso es planificar.
 José por la dirección de Dios, ideo un plan para preservar al pueblo de la muerte en los 7 años de hambre que se avecinaban.
 En las epístolas de Pablo vemos constantemente que el desarrollaba su ministerio siguiendo un plan,
 Y ese es de hecho el modelo de Cristo,
 Aun vemos que la gran comisión fue dada siguiendo un plan o estrategia: testigos en… Jerusalén, en toda Judea, en samaria y hasta lo último de la tierra.
 
Así que hacer planes no está en contra de la palabra de Dios, el problema es cuando nuestra planificación no refleja una cosmovisión bíblica cristiana. Y eso es exactamente lo que Santiago le corrige a estos hermanos.
Hay básicamente 5 errores que Stg nos señala que podemos cometer cuando hacemos planes que contradicen los principios bíblicos que decimos creer.

I.   Asumir que estamos en control de los eventos futuros.
II.  No considerar la brevedad y fragilidad de la vida.
III. Cuando en nuestros planes no reconocemos la soberanía de Dios.
IV. Jactarnos de nuestros planes.
V.  No planificar conforme a lo que sabemos que es la voluntad de Dios.
 
Si confronta problemas para escuchar el mensaje, favor reportarlo, enviando un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. adicionando el TITULO del mensaje.
El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Archivo Adicional: