Dominicales

Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
John 1:14
Serie del Sermón:
Orador:
Duración:
52:33
Visto:
873
Notas del Sermón:
En Gálatas 4:4 encontramos el preámbulo perfecto para sentar la base para estudiar esta verdad irrefutable, cuando dice: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”. “En el cumplimiento del tiempo”. Esta frase nos indica que Dios tiene todo programado y todo bajo control. Ni un día antes, ni un día después; sino en el día que estaba previsto y planeado por la deidad de Dios, él se encarna en su Hijo Jesús.
 
Es interesante notar cómo el apóstol Juan inicia su evangelio presentando la deidad de Cristo, demostrando su naturaleza divina y eterna con el Padre. Ahora se propone demostrar la naturaleza del Verbo de Dios. Teológicamente, tenemos que entender lo que se ha denominado como la “Unión Hipostática”, que no es más que la unión de dos naturalezas disímiles entre sí, existentes en una sola persona, la persona de Cristo, el verbo encarnado. Bajo este planteamiento, el apóstol Juan desea declararnos la manera en que el Verbo de Vida se ha encarnado. Esta encarnación del Verbo tiene un propósito especial según lo que nos narra el texto y es Dios mismo el que nos revela este gran y maravilloso propósito. Dios es bueno y su justicia será evidente y manifestada en esta obra de encarnación.
 
Es Hebreos 2:9-10 el que nos amplía el por qué Dios tuvo a bien salvar a hombres pecadores escogiendo él mismo pagar la fianza que la Ley exige para que todo pecador pueda tener vida eterna: “2:9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. 2:10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos”.
 
Veamos, pues, esta verdad bajo el bosquejo que sigue a continuación:

I. SU NATURALEZA HUMANA
II. SU MORADA TERRENAL
III. SU GLORIA MANIFESTADA
 
Si confronta problemas para escuchar el mensaje, favor reportarlo, enviando un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. adicionando el titulo del mensaje.
El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Archivo Adicional: