Dominicales

Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Luke 1:67-80
Serie del Sermón:
Orador:
Duración:
52:00
Visto:
183
Notas del Sermón:
Jesús no ha venido al mundo para que le recordemos eternamente, en un pesebre lleno de paja y le llamemos “EL NIÑITO JESÚS” y hacer con Él lo que queramos, cuán fácil es hacer pesebres de imágenes y frente a estas estatuas hacer lo que el mundo hace.
Esto es inconcebible aún para cualquier mente humana. Cuando me encuentro personas que me dicen “QUE EL NIÑITO JESÚS TE CONCEDA MUCHAS COSAS”, les contesto que el Jesús en el cual yo he creído ya creció, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó y está vivo en el cielo y reina a la derecha del Padre, intercediendo por nosotros los que hemos creído, y le digo también, que un día vendrá en gloria para llevar al cielo a todos los que han sido lavados por su sangre y están inscritos en el Libro de la Vida del Cordero.

Hermanos amados, no permitamos que el bullicio de la época, las artimañas de los que pretenden pescar en mar revuelto, atrapen sus mentes y sus corazones y los lleven a participar de estas fiestas con un espíritu incorrecto y antibíblico, pues esto no agradará ni glorificará al Dios de los cielos. Por el contrario, tratemos de crear conciencia entre los nuestros, para que en esta fecha agradezcamos al Dios creador por el mayor regalo que dio a la humanidad al humillarse, encarnándose para morir por nosotros.

Veamos, pues, por qué a Dios le era necesario encarnarse.
I.   PORQUE ÉL HABÍA HECHO UNA PROMESA
II.  PORQUE HABIA UNA NECESIDAD EN EL MUNDO
III. PARA PODER MORIR POR NUESTROS PECADOS
 
Si confronta problemas para escuchar el mensaje, favor reportarlo, enviando un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. adicionando el TITULO del mensaje.
El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Archivo Adicional: